Si tienes a Orlando y sus parques temáticos como destino de tu viaje, reservar unos días en Miami es una idea excelente. Por eso te propongo un plan de visitas a una ciudad que además de regalarte el sol de sus playas, está lista para sorprenderte con mucho estilo.

La primera postal de Miami
Si quieres tomar nota de un punto de partida que no puede faltar en tu plan, no dudes en llevar el protector solar, tu traje de baño, tus gafas de sol… y así puedes recorrer a pie y a toda hora la clásica postal de South Beach viviéndola con el ritmo que propone la calle Ocean Drive. Descubre desde la calle 5 hasta la 15, cada uno de los edificios art déco, restaurantes y bares enmarcados por un sinfín de palmeras, mientras los convertibles pasan a tu lado haciéndose notar. Enfrente te esperan los senderos de Lummus Park; ellos custodian serpenteantes las célebres playas de South Beach.

Una vista de la calle Ocean Drive desde los senderos de Lummus Park │ Foto: Viviana Rosa

Si llegas en auto te aconsejo estacionar en los edificios de public parking (más accesibles que en plena calle) y si lo prefieres, renta una bicicleta (Citi Bike) y utiliza las distintas estaciones para dejarla. Por último, si amas el despliegue arquitectónico de esta zona y quieres saber más sobre su historia, la mejor información la tiene The Art Deco Welcome Center (1001 Ocean Drive).

El encanto del punto sur
Otro paseo “imperdible” es el que te ubica frente al punto panorámico por excelencia de Miami Beach; lo encuentras en el nacimiento de la avenida Washington y comprende casi 7 hectáreas públicas bautizadas como South Pointe Park.
Aquí se unen una amplia acera, palmeras y el césped para un pic-nic íntimo al pie de Goverment Cut (canal que atraviesa el puerto, con Fisher Island de testigo) y por el cual verás pasar a los cruceros más reconocidos del mundo. Continúa tu marcha hasta el muelle de hormigón o el espigón de piedra, para contemplar lomadas de pasto, edificios altos como el anaranjado Portofino Tower y una bella perspectiva de las playas y sus clásicas casetas guardavidas. ¡Subirás fotos a Instagram sin parar!

South Pointe Park sorprende con sus panorámicas y playas infinitas│ Foto: Alex Caberta

Compras, café y un toque europeo
La Avenida Collins y la peatonal Lincoln Road son dos concurridos escenarios que South Beach te propone y a los que no debes faltar: tus tiendas favoritas hablan de moda (desde H&M a Forever 21 o Victoria’s Secret; desde Zara a John Varvatos pasando por Ross o Macy’s) al tiempo que puedes ir por un café Starbucks o Nespresso, una pizza, o platos que traen lo mejor de la cocina de Latinoamérica en innumerables restaurantes de todo precio.

South Pointe Park sorprende con sus panorámicas y playas infinitas│ Foto: Alex Caberta

Por la noche, puedes “visitar Europa” al recorrer las casonas y cantinas mediterráneas de la calle Española Way, desde Avenida Washington hasta la Avenida Drexel. Sus luces, veredas, empedrados y los camareros abriéndose paso entre comensales, son parte del característico bullicio de este rincón de tradición familiar.

Miami Design District y Wynwood Walls
A menos de 3 millas del Downtown existe un barrio exclusivo llamado Miami Design District; encantador y distinto, caminas entre la cúpula geodésica (auténtico ícono artístico, obra de Buckminster Fuller) y las creaciones de Louis Vuitton, Hermès, Valentino, Dior, Dolce&Gabbana o Christian Louboutin. También deslumbran joyas Bulgari, Cartier o Van Cleef & Arpels al tiempo que el aire acerca fragancias Creed. Todo ello mientras esculturas y estructuras urbanas aparecen delante tuyo.

Dolce&Gabbana y su imponente fachada en Miami Design District │ Foto: Alex Caberta

Pero hay más para descubrir: indica a tu GPS “2520 NW 2nd Ave” y prepárate a formar parte del arte mural y los grafiti que elevan paredes, fachadas y galerías, con la firma de artistas internacionales. Lo que fueron antiguos galpones hoy es Wynwood Walls: una capital del street art que vives siendo parte.
Además, al momento de ir por tragos, delicias y música, un abanico de bares se abre para presentar sus apuestas gastronómicas.

Como ves, estas dos zonas tan de moda son clave para enriquecer tus días en Miami y así te impregnarás de su cultura, moda y arte de un modo diferente y actual. Ten en cuenta que no se necesitan muchos días para el total de esta propuesta y te aseguro que te sentirás seducido por el estilo de Miami.

“Es muy fácil… es como ir de Miami a Orlando”
Seguramente habrás oído esta definición; y sí, efectivamente, unir Miami con Orlando es algo sencillo de concretar. A ello contribuye que los costos (y la amplia oferta) de rentar un auto, o una fantástica SUV, son favorables y tienen de aliado el precio y rendimiento del combustible.
Por ello es que los 380 km de viaje por la autopista Florida’s Turnpike son un placer que puedes enriquecer cuando te aproximes a los paradores ruteros (“service plaza”) para ir por un rico sándwich, una hamburguesa, un refresco o un café estimulante. Muchas de las reconocidas cadenas de comida ligera están aquí sabiendo que estarás feliz por su presencia.
Mi recomendación a medio camino -por su óptima infraestructura- es Port St. Lucie, en la milla 144, o Fort Drum en la milla 184. Estos paradores cuentan con sanitarios, mesas y sillas en cantidad, patios de juegos, ATM, butacas de masaje, minimercados, más todas las guías y mapas sobre Orlando que puedas necesitar. Un perfecto descanso antes de seguir viaje.

Luego te acomodarás en tu auto con la idea de no parar hasta llegar a Orlando, mientras que con una sonrisa tendrás presente que has disfrutado de una Miami única… ahora sabes que Mickey Mouse está listo para recibirte.

Previous Article

Reasons to explore NYC by bike

Next Article

Destination Disney Springs

Related Guides

Top