Durango se conoce por sus inspiradoras cascadas, transformadores aguas termales y áreas naturales donde los visitantes pueden practicar diversas actividades como senderismo, piragüismo e inclusive escalar. Además, es famoso por sus alacranes, razón por la cual muchas empresas y organizaciones incluyen este artrópodo en sus nombres comerciales. Así como también, por ser el lugar de nacimiento del notorio Pancho Villa, por lo que es un escenario cultural albergando museos y galerías de arte importantes. Durango es un destino turístico por excelencia, así que no esperes más, reserva ya en el Hampton Inn by Hilton Durango y vive unas excelentes vacaciones.

Puente Colgante de Ojuela

Entre las cosas qué hacer en Durango, te recomendamos visitar el pueblo fantasma de Ojuela. Ojuela fue un pueblo minero el cual se encuentra al norte del estado de Durango. Su época de auge fue a finales del siglo XVII, cuando se descubrió el primer yacimiento mineral. Ya para finales del siglo XVIII, se habían establecido 7 haciendas de beneficio para 13 minas diferentes. Para el siglo XIX, los españoles propietarios de las minas se cansaron de lo difícil que era generar utilidades del negocio minero y vendieron el yacimiento a una empresa mexicana, la cual decidió apostarle al cerro frente de Ojuela. Para acortar distancias y reducir costos de transporte el alemán Santiago Minhguin asumió la gran tarea de construir un puente.

El Puente Colgante de Ojuela

Minghuin construyó la obra maestra arquitectónica conocida como el Puente Colgante de Ojuela, el cual dicen que es el tercer puente colgante más largo en América Latina. El puente está sobre un barranco de aproximadamente 100 metros de profundidad y tiene una longitud de 318 metros. Vale la pena resaltar que del puente original sobreviven las dos torres, sin embargo, el cableado original se reemplazó por cables de acero.

La mina alcanzó su producción máxima después de la Revolución Mexicana. Para que te hagas una idea, entre los años 1922 y 1925, 687 kilogramos de oro y 99.820 kilos de plata se extrajeron, junto con más de 51 millones de kilos de plomo y un millón de cobre. Los 3.000 mineros de esa época se reunían al final de día en los bares de Ojuela para tomarse unos tequilas y cervezas. Sin embargo, desde 1950 esa área fue completamente abandonada, a la merced del paso del tiempo y las fuerzas de la naturaleza. Así es, hoy en día, Ojuela es un pueblo fantasma.

Al visitar Durango, tienes mucho para elegir, pero lo primero que debes hacer al llegar a esta increíble ciudad es acercarte al Puente Colgante de Ojuela, donde vas a poner a prueba tu valentía y carácter, mientras ves uno de los puentes más impresionantes en todo Latinoamérica y te retas a cruzarlo.

En la actualidad, el Puente Colgante de Ojuela solo lo utilizan los peatones. Vale la pena destacar que fue renovado en 1991, y que el puente es verdaderamente una travesía debido a que al cruzarlo debes atravesar por un camino supremamente angosto y de gravilla. Ahora hablemos de cruzar este monstruoso y magnífico puente. Cuando se dice de cruzar el puente colgante de Ojuela, es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente teniendo en cuenta el árido paisaje y donde se encuentra, ya que el puente recibe una fuerte brisa por ubicarse en el medio de dos cerros. ¡Cruzar el puente es solo para los valientes! Al cruzarlo la combinación de terror, emoción y nervios correrán por tu sangre y te harán subir la adrenalina. Sentirás que tu corazón se te va salir del pecho, pero al mismo tiempo sabrás que has logrado una hazaña como ninguna otra y que te encuentras entre un grupo selecto de personas que han logrado cruzar este magnifico puente.

La Zona del Silencio

A la frontera entre Durango, Chihuahua y Coahuila se le denomina la Zona del Silencio debido a la proliferación de los campos magnéticos naturales del área, los cuales bloquean y crean interferencia entre las frecuencias radiales. Por ende, no se escucha nada, de ahí su nombre. Muchos la comparan e igualan con el famoso Triángulo de las Bermudas, considerándolo la versión mexicana de este fenómeno. De hecho, se estableció que ambos lugares se encuentran localizados a la misma latitud, sobre el paralelo 27. Vale la pena notar que aquí también se encuentra las Pirámides de Giza y la Cordillera de los Himalayas, ¿coincidencia? Así que no te debería sorprender que alrededor de este lugar existen diversas teorías, leyendas y mitos e incluso muchas personas lo consideran el foco de avistamientos de objetos voladores no identificados (ovnis).

La Zona del Silencio

Esta área fue descubierta en los años 70 luego de que se perdiera en medio del desierto un misil de prueba norteamericano dirigido a una base en Nuevo México. Sin embargo, por un error técnico terminó en la Zona del Silencio. ¡Vaya error! Manteniendo todo en secreto, los norteamericanos buscaron su misil incansablemente hasta que lo encontraron, alrededor de 3 semanas después. El grupo que cargaba esta misión tan importante denunció muchas anomalías y problemas con sus comunicaciones.

Curiosamente, luego de realizar una serie de pruebas al misil perdido, descubrieron que el mismo registraba pequeñas cantidades de un elemento radioactivo, específicamente cobalto 57. Esto dio inicio a incontables teorías de conspiración, mitos y leyendas, impulsados también por la población y medios de comunicación mexicanos quienes seguían de cerca el acontecimiento.

Debido a la atención que recibió este evento y los continuos reportes de problemas con las ondas radiales, el gobierno mexicano decidió intervenir. Se especula que se estableció un equipo de investigación del lugar, bajo la cubierta de ser un equipo de investigación de flora y fauna. Para los amantes de las teorías de conspiración, el establecimiento del equipo, el evento con el misil junto con las interferencias radiales, suman demasiados acontecimientos curiosos como para ser considerados coincidencias.

Otro evento de mucha menor envergadura que también ocurrió en lo que se conoce como la Zona del Silencio, fue que la tapa de un potenciador del cohete Saturno V del Apolo se rompió y justamente cayó ahí. Muy misterioso, ¿no? Muchos reportes hablan sobre individuos que se pierden en el desierto y reciben ayuda de otras personas en medio de esa desolación. Pero, ¿esto indica algo sobrenatural o simplemente la grandeza de la naturaleza?

Lo más interesante de todo el asunto es que hasta el día de hoy, esta zona está cerrada a turistas con el fin de preservar el ecosistema, incrementando exponencialmente las ideas de que algo raro sucede en este lugar. ¿Porqué? ¿Estarán escondiendo algo? ¿Tu qué opinas, ideas de conspiración sin fundamento o estamos frente una verdad a medias? Estas ideas se vieron aún más exacerbadas por las historias de visitantes de otros planetas. ¿Crees que estamos frente a un fenómeno sobrenatural? Ven a Durango y explorarlo por ti mismo.

Poca evidencia tenemos sobre lo que transcurre en la Zona del Silencio. Lo que sí sabemos es que la región es rica en magnetita. Mineral caracterizado por su propiedad de actuar como imán natural, incluso se le conoce como piedra imán. Esto podría ser una posible explicación a las interferencias en las comunicaciones. Además, estamos hablando de una zona desértica anteriormente cubierta por el mar Thetis y, por lo tanto, es muy común encontrar fósiles o vestigios antiguos que parecerían sospechosos bajo una nube de secretos y conspiración.

La Zona de Silencio realmente nos pica la mente y nos hace cuestionar que consideramos cierto. ¿Será que es equivalente a lo que se conoce como Área 51 en los Estados Unidos? ¿Será que las distorsiones magnéticas se deben a seres extraterrestres? ¿Por qué siempre relacionamos al magnetismo con visitantes de otro planeta? Explora tu mismo la Zona de Silencio para identificar que ocurre en este mágico lugar.

Ya sea que decidas ir al pueblo fantasma de Ojuela con sus vestigios de un pasado prácticamente olvidado o si decides conocer acerca de las teorías de conspiración y el avistamiento de ovnis en la Zona del Silencio, Durango tiene mucho misterio e historia para ofrecerte. Aprovecha y conoce tanto como puedas.

Otros planes de interés en Durango incluyen visitar su capital y:

Conocer el Centro Histórico, el cual la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura declaró patrimonio de la humanidad. Asegúrate de pasar por la Catedral Basílica Menor Inmaculada Concepción y la Casa del Conde del Valle de Súchil
Visitar el parque temático Paseo del Viejo Oeste
Recorrer el Museo Francisco Villa y Museo Regional
Subir al teleférico
Conocer la formación de rocas Mexiquillo
Respirar aire puro en el Parque Ecológico El Tecuán
Como puedes ver además de explorar y transportarte al pasado, acercándote al pueblo fantasma de Ojuela, o aprendiendo más sobre la Zona del Silencio, también puedes deleitarte y pasar unas increíbles vacaciones conociendo el Centro Histórico o inclusive paseando por las calles de esta increíble ciudad que esconde historia y un poco de misterio. Reserva ya en el Hampton Inn by Hilton Durango y ven y enamórate de Durango, México y su gente.

Artículo anterior

Cosas Que Hacer en Aguascalientes 

Siguiente artículo

Próxima parada: el Festival Cultural de Calaveras, en Aguascalientes

Related Hotels and Guides

Superior